Volver a Confesión de Fe

Confesión de Fe de 1544

Confesión de Fe de los Valdenses

Año de nuestro Señor 1544

  1. Creemos que hay un solo Dios, que es Espíritu – el Creador de todas las cosas – el Padre de todo, quien es sobre todo, y por todo, y en todo; el cual debe ser adorado en espíritu y en verdad – del cual dependemos continuamente, y a quien rendimos alabanza por nuestra vida, alimento, abrigo, salud, enfermedad, prosperidad, y adversidad. Lo amamos por ser la fuente de toda bondad; y lo reverenciamos pues es el ser sublime, que escudriña y prueba los corazones de los hijos de los hombres.
  2. Creemos que Jesucristo es el Hijo e imagen del Padre – que en El habita todas la plenitud de la Deidad, y que por El solamente conocemos al Padre. El es nuestro Mediador y abogado; y no hay otro nombre dado bajo el cielo en el cual podamos ser salvos. En Su nombre solamente acudimos al Padre, sin utilizar otras oraciones que las que están contenidas en las Sagradas Escrituras, o las que estén sustancialmente en concordancia con ellas.
  3. Creemos en el Espíritu Santo como el Consolador, que procede del Padre, y del Hijo; por cuya inspiración somos enseñados a orar; siendo renovados por El en el espíritu de nuestras mentes; quien nos hace nuevas criaturas para buenas obras, y del cual recibimos el conocimiento de la verdad.
  4. Creemos que hay una sola iglesia santa, conformada por la asamblea de los elegidos y fieles, que han existido desde el principio del mundo, o que existirán hasta el fin. De esta iglesia el Señor Jesucristo es la cabeza – es gobernada por Su palabra y guiada por el Espíritu Santo. En la iglesia es necesario que los Cristianos tengan comunión. Por ella El [Cristo] intercede sin cesar, y Su oración por ella es la más aceptable ante Dios, sin la cual de hecho no habría posibilidad de salvación.
  5. Sostenemos que los ministros de la iglesia deben ser irreprensibles tanto en vida como en doctrina; y si se prueba lo contrario, ellos deben ser depuestos de su oficio, y ser sustituidos por otros; y que ninguna persona puede presumir de tomar este honor para sí mismo sino aquel que es llamado por Dios como lo fue Aarón – que los deberes de los tales son alimentar el rebaño de Dios, no por lucro, o como teniendo dominio sobre la herencia de Dios, sino como ejemplos para el rebaño, en palabra, en conversación, en caridad, en fe, y en castidad.
  6. Aprobamos, que los reyes, príncipes, y gobernadores, son los ministros designados y establecidos por Dios, a los cuales tenemos que obedecer [en todo asunto legal y civil]. Porque llevan la espada para defender al inocente, y castigar al que hace lo malo; razón por la cual debemos honrarlos y pagarles tributo. De este poder y autoridad, nadie puede excluirse como fue manifestado en el ejemplo del Señor Jesucristo, el cual voluntariamente pagó el tributo, sin tomar sobre sí mismo jurisdicción alguna o poder temporal.
  7. Creemos que en la ordenanza del bautismo el agua es el signo visible y externo, que representa aquello, que por virtud de la operación invisible de Dios, está dentro de nosotros – es decir, la renovación de nuestras mentes, y la mortificación de nuestros miembros a través de [la fe de] Jesucristo. Y por esta ordenanza somos recibidos en la santa congregación del pueblo de Dios, habiendo profesado y declarado nuestra fe y cambio de vida.
  8. Mantenemos que la cena del Señor es una conmemoración de, y en agradecimiento por, los beneficios que hemos recibido por Sus sufrimientos y muerte – y que debe recibirse en fe y amor – examinándonos a nosotros mismos, de forma que podamos comer el pan y beber de la copa, como está escrito en las Sagradas Escrituras.
  9. Sostenemos que el matrimonio fue instituido por Dios. Que es santo y honorable, y no debe ser prohibido a ninguno, si no hay obstáculo de parte de la palabra divina.
  10. Aseguramos, que todos aquellos en los cuales habita el temor de Dios, serán guiados a agradarle, y a abundar en buenas obras [del evangelio] las cuales Dios ha preparado de antemano para que andemos en ellas – las cuales son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, gentileza, sobriedad, y todas las demás obras buenas a que se exhorta en las Sagradas Escrituras.
  11. Por otro lado, confesamos que consideramos nuestro deber cuidarnos de los falsos maestros, cuyo objetivo es desviar las mentes de los hombres de la adoración verdadera de Dios, y llevarlos a poner su confianza en la criatura, a la vez que se apartan de las buenas obras del evangelio, y ponen atención en las invenciones de los hombres.
  12. Tenemos al Antiguo y Nuevo Testamento por nuestra regla de vida, y concordamos con la confesión de fe [usualmente llamada] el Credo de los apóstoles.

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Claretha on abril 8, 2012 at 22:53
    • Responder

    Magnifica y original tu pagina. Me facina mucho

    • Julianna Sparacina on abril 18, 2012 at 13:05
    • Responder

    Estaba husmeando una pesquisa en yahoo cuando descubri tu pagina. Posees una tremenda cantidad de admirable informacion en ella.

    • Carlos Donate on abril 26, 2012 at 18:37
    • Responder

    ¿Qué versión de la Biblia en español aceptan los Valdenses? ¿Aceptan que se diga en Juan 1:1 “en el principio era el Verbo” (del Latín verbum), o “en el principio era la Palabra (del Latin sermo)”?

    1. Estimado Carlos Donate. En cada país cada uno adopta una versión local.
      En Argentina, algunos utilizan la RVR, otros la DHH, etc.
      Como sabemos, la inspiración no depende de la traducción.
      No tenemos información de que Pedro Valdo tuviera acceso a los escritos griegos, hebreos o arameos. La traducción que él ordenó fue seguramente realizada de La Sacra Vulgata.

      El texto griego dice en Juan 1:1
      Literalmente: En el principio existía la Palabra y la Palabra era con Dios y Dios era la Palabra.

      palabra = verbo
      existía = estaba = era

    • esther on febrero 15, 2014 at 16:37
    • Responder

    Mira tu que diferente esta Declaraciòn de fe dl 1544; esta te da esperanza en una vida mejor; es la declaraciòn de fe de una iglesia que sabe en quién ha cre’do. Que diferente a la ùltima del 2022, que sin ningùn espìritu crìtico de parte del curador de este sito, que es un documento solo polìtico secular.
    La iglesia valdens en Europa tiene el espìritu del anticristo dentro; està muy lejna de los ideales de Pedro Valdo que celebraba los cultos y las fiestas segùn el modo y el calendario judìo y por esto fué perseguido por los catòlicos, él y sus seguidores. Espero que las comunidades de América del Sud no sucumban.

    1. Estimada Ester Espinoza

      No tengo NINGUNA relación con la institución iglesia valdense. Este sitio tiene como finalidad enseñar la historia, doctrina y práctica de los valdenses. Desviaciones en la iglesia, encontramos desde la época apostólica. Lo importante es permanecer fieles a La Palabra. Nuestra responsabilidad es predicar la verdad.

      LUX LUCET IN TENEBRIS
      Pr. Mario Revel

Deja un comentario

Your email address will not be published.